Enfermedades Caninas mas Comunes

Aqui podran ver algunas de las Enfermedades mas comunes caninas...

 

Desparasitaciones

Los perritos pueden actuar como receptores de muchos tipos de parásitos internos y externos. Estos se pueden adquirir de muchas formas y aunque los hayas desparasitado una vez, siempre pueden volver, por esta razón es vital que consideres dentro de los cuidados mantenerlo libre de parásitos con un buen manejo antiparasitario.

Los parásitos internos viven dentro del aparato digestivo de tu mascota, torrente sanguíneo u órganos internos. Se pueden adquirir desde antes de su nacimiento por la madre vía transplacentaria o vía láctea después de nacer. Existen otros parásitos internos que se adquieren por el ambiente o por traspaso de otros animales. Te sugerimos que consultes con tu veterinario que antiparasitario usar, el calendario básico de desparasitación es el siguiente:


Los parásitos externos son aquellos que viven en la superficie de tu perrito, causando irritación a la piel, inflamación y pérdida de pelo. Si cepillas regularmente a tu cachorro, lo mantienes en un ambiente limpio, seco y lo alimentas de forma equilibrada, es menos proclive a contraer estos parásitos. El ejemplo más común es la pulga, que es causante de las alergias más comunes en los perros y además es transmisor de parásitos internos. Tenemos otros ejemplos como la garrapata, hongos y ácaros que ocasionan muchos problemas en la piel de nuestros perritos.

Leptospirosis

La leptospirosis canina, conocida también con el nombre Tifus del perro, produce un cuadro ferril intenso y signos de alteración hepática y renal. Ya han muerto personas como consecuencia de esto y contrajeron la enfermedad a través de su propio perro.

Vías de contagio:

La principal vía de contagio de la leptospirosis canina está dada por el agua contaminada con orina de animales enfermos. “La leptospira penetra en su nuevo huésped a través de la mucosa nasal, bucal, conjuntiva o de la piel herida”. La mayor prevalencia de la leptospirosis se da en meses de alta temperatura y hay mayor frecuencia en los machos debido posiblemente a sus hábitos de olfateo y lamido de orina.

Lo más preocupante es que el perro se trata con antibióticos, pero “durante un año sigue eliminando leptospiras por la orina. Entonces, otros perros con sólo olfatear la orina, se contagian”. De allí la necesidad de no sacar los perros a la calle, como principal medida de prevención.

Primeramente deben desinfectarse los sitios que fueron contaminados con la orina del perro enfermo y deben eliminarse roedores que puedan acceder al agua para beber.

Síntomas parecidos a la gripe:

Los síntomas más frecuentes son: fiebre, ojos llorosos y enrojecidos, decaimiento, dolores musculares y de cabeza, meningitis, nauseas, vómitos, ictericia, problemas renales. “A veces parece una gripe fuerte o una hepatitis”.

En los perros pueden ocurrir síntomas semejantes al hombre y a veces se la confunde con el “moquillo”. En vacas y cerdos los síntomas más notorios son abortos, muerte perinatal y esterilidad.

Ciclo de transmisión:

Los animales infectados (vacas, cerdos, perros, caballos, ratas, peludos y otros animales silvestres) orinan y contaminan el medio ambiente El hombre y otros animales sanos se infectan al entrar en contacto con el medio ambiente contaminado.

Parvovirus

¿Qué es la infección por Parvovirus Canino?

Esta enfermedad, llamada parvovirosis canina (PVC), es una infección causada por un virus, es grave, sumamente contagiosa y afecta principalmente el tracto gastrointestinalde los cachorros, perros adultos y otros caninos salvajes. También puede dañar el músculo cardiaco en cachorros muy pequeños y cachorritos no nacidos aún. Ha sido identificada desde 1978 y tiene una distribución mundial.

¿Cómo se trasmite el Parvovirus Canino?

La enfermedad se transmite por contacto cuando los cachorros y perros adultos ingieren el virus que se encuentra en la materia fecal proveniente de perros infectados. El virus es muy resistente a las condiciones ambientales extremas y puede sobrevivir por largos periodos detiempo. Pequeñas cantidades de hecesque contengan el virus pueden servircomo reservorio de la infección y el virus es fácilmente transmitido de lugara lugar transportado en el pelo o en los miembros del perro o en jaulas contaminadas, zapatos yotros objetos.

¿Cuáles perros tienen más riesgos?

Todos los perros que no han sido vacunados contra parvovirus canino tienen el riesgo de ser afectados, sin embargo, en los cachorros se aumenta el riesgo de adquirir la enfermedad entre el destete y los cuatro meses de edad. También ciertas razas parecen presentar un riesgo másalto en la severidad de la enfermedad (por ejemplo, los perros Rottweiler y el Doberman Pinscher).

¿Cuáles son los síntomas de la infecciónpor parvovirus?

Los primeros signos de la infección son depresión,pérdida del apetito, fiebre y a menudo diarrea severa sanguinolenta. Los perros pueden deshidratarse rápidamente debido al vomito y a la diarrea, y la mayoríade las muertes debido al virus de parvovirus ocurren dentrode las primeras 48 a 72 horas posteriores al inicio de los signos clínicos. Si su cachorro o perro adulto muestra alguno de estos síntomas comuníquese de inmediato consu Médico Veterinario.

¿Cómo se diagnostica y se trata la infecciónde parvovirus?

Su Médico Veterinario hará el diagnostico inicial de la enfermedad basándose en los signos clínicos y los análisis de laboratorio. No existen medicamentos específicos que maten al virus en animales infectados. El tratamiento de la infección debida a parvovirus debe iniciarseinmediatamente consistiendo en esfuerzos primarios para combatir la deshidratación reemplazando la pérdida de electrolitos y líquidos, controlando el vómito y la diarrea y previniendo las infecciones secundarias. Los perros enfermos deben mantenerse abrigados y con una buena alimentación, y deben separarse de otros perros. Es esencial la limpieza y desinfección de las perreras y otras áreas donde los perros se alojan para controlar la dispersiónd el virus. El virus de parvovirus canino no es fácil de destruir, por lo tanto usted debe consultar a su Médico Veterinario para obtener consejos específicos con relaciónal uso adecuado de substancias y agentes desinfectantes para la limpieza.

¿Cómo se previene el Parvovirus?

La vacunación y la buena higiene son componentes desuma importancia en la prevención del parvovirus canino.

Vacunación – La vacunación es muy importante. Los cachorros pequeños son muy susceptibles a la infección, particularmente porque la inmunidad natural proveída enla leche materna disminuye antes de que el propio sistemainmune de los cachorritos madure lo suficiente para combatir la infección. Si un cachorrito es expuesto al parvovirus canino durante este lapso de protección disminuida, puede llegar a enfermarse. Una preocupación adicional es que la inmunidad proveída por la leche materna puede interferir con una respuesta efectiva devacunación. Esto significa que aun aunque los cachorritoshayan sido vacunados pueden sucumbir al parvovirus. Para disminuir esta falta de protección durante los primeros meses de vida y proveer adecuados niveles de seguridaden contra del parvovirus durante los primeros meses devida, se recomienda administrar a los cachorritos una seriede vacunaciones que conferirán la protección adecuada.

Para proteger a sus perros adultos, los dueños deben de estar seguros que la vacunación por parvovirus debe estar vigente. Pregúntele a su Médico Veterinario acerca de la vacunación, la duración de la inmunidad y el programamás adecuado para su mascota.

A pesar de que se lleve a cabo una vacunación adecuada, existe un pequeño porcentaje de perros que no desarrollan inmunidad que los proteja y permanecen susceptibles ala infección.

Cancer Canino

El cáncer es una patología con efectos devastadores sobre nuestros mejores amigos: actúa de forma inexorable sobre la duración y calidad de sus vidas.

En un estudio realizado para determinar la muerte de 2.000 animales, se comprobó que el 45% de los perros que había vivido hasta los diez años o más murieron de cáncer.

Causas:

El cáncer se origina a partir de una sola célula del organismo, que sufre una serie de cambios o mutaciones genéticas. Muchos agentes ambientales son capaces de provocar estos cambios, por ejemplo, virus (tal es el caso del virus de la leucemia felina), agentes químicos (pesticidas, herbicidas, etc.), radiaciones (luz ultravioleta), radiaciones ionizantes (rayos x) y algunas hormonas.

Los efectos de muchos de estos agentes se acumulan durante toda la vida, y quizás esa sea la explicación por lo que la mayoría de los cánceres aparecen en los animales de mediana o de edad avanzada.
También debemos dejar claro el total desconocimiento de la causa de gran número de tumores.

Factores de riesgo:

Existen también factores de riesgo frente al cáncer: la edad, el factor de riesgo más importante, la raza, existen ciertas razas con mayor predisposición a padecer cáncer (Boxer, Pastor Alemán, Scottish terrier y Golden retriever), el sexo, determinados tumores afectan más a uno que orto sexo (por ejemplo, los tumores mamarios en hembras); el tamaño, algunos tumores óseos son más frecuentes en perros de más de 20 Kgs. y, por último, una patología preexistente puede ser causa predisponerte de de la aparición de tumores, por ejemplo, los testículos criptórquidos tienen más posibilidades de ser cancerosos que los testículos alojados en forma fisiológica en el escroto.

Asimismo, debemos comentar la importancia de ciertas labores preventivas para evitar la aparición de determinados tumores: la esterilización de la hembra antes del primer celo disminuye notablemente el riesgo de aparición de tumores de mama.

Tipos de cáncer más frecuentes:

1.-Los lugares más frecuentes de aparición de tumores malignos en los perros incluyen la piel, las glándulas mamarias, el tejido linfático, la cavidad oral y el sistema esquelético.

2.-Los cánceres en los perros evolucionan más rápido que los cánceres similares en humanos.

Métodos de diagnóstico:

Casi todos los medios de diagnósticos pueden ofrecer información para aproximarnos a la sospecha o la confirmación de un cáncer. Entre los métodos más utilizados destacan el hemograma completo (análisis de sangre); los perfiles bioquímicos (análisis de sangre); el urianálisis (análisis de orina), los aspirados y las biopsias (toma de muestra directa del tejido u órgano alterado), el diagnóstico por imagen, que se puede llevar a cabo mediante radiografía, ecografía o resonancia magnética (poco utilizado porque pocos centros disponen de los medios necesarios para la realización de este diagnóstico); endoscopia, que consiste en la visualización directa de alteraciones en el interior del animal por medio de microcámaras o sistemas de imagen, y el estudio de la médula ósea, entre otros.

Tratamiento:

El objetivo del tratamiento del cáncer es lograr una cura o, como mínimo, la remisión. Se pretende mejorar la calidad de vida y aumentar el tiempo de supervivencia.

El cáncer generalmente se trata utilizando uno o varios de los siguientes métodos:

Cirugía: se emplea generalmente en neoplasias localizadas o regionales. Es el tratamiento más empleado contra el cáncer. Existen cirugías preventivas (ovariohisterectomia, castración en machos), que ayudan a evitar la presencia de multitud de tumores. Con la cirugía es más probable conseguir una cura que con ningún otro tratamiento.
Quimioterapia: es la única modalidad de tratamiento que se extiende a todo el cuerpo del animal; son pocos los veterinarios que disponen de los medios y de la s técnicas para realizar es te tratamiento, generalmente se puede aplicar en facultades de veterinaria y en ciertos hospitales veterinarios con los recursos técnicos y humanos oportunos.

Radioterapia: esta técnica se aplica para tumores locales o regionales;su utilización es inviable actualmente en Chile por los inalcanzables precios de sus aparatos.

Otros: existen métodos complementarios e igualmente desconocidos en la clínica de animales de compañía: hipertermia, inmunoterapia, terapia fotodinámica
Alimentación: En el mercado existen alimentos de apoyo a las terapias habituales contra el cáncer.

Moquillo

El moquillo canino ataca donde quiera que haya perros. De todas las enfermedades es esta la numero uno. Más del 50% de los perros adultos no vacunados contraen esta enfermedad. Entre los cachorros, la tasa de mortandad por motivo de moquillo es alta. Aunque un perro no muera, su salud puede quedar permanentemente deteriorada.

Una infección de moquillo canino puede dañar el sistema nervioso irreparablemente, al igual que su sentido del olfato, del oído o de la vista. La parálisis parcial o total no es nada rara, y otras enfermedades, especialmente la neumonía, atacan frecuentemente a los perros que han sido debilitados por una infección de moquillo. Los perros jóvenes y los cachorros son los más susceptibles a la infección. La enfermedad ataca igualmente a los perros mayores, aunque con mucha menos frecuencia. La hepatitis infecciosa canina ocurre a menudo simultáneamente con el moquillo canino. Ni el moquillo ni la hepatitis canina pueden transmitirse al hombre.

¿Que hace el moquillo canino?

El moquillo canino es una enfermedad extremadamente contagiosa provocada por un pequeño virus; se transmite con mayor frecuencia por medio del contacto con las mucosidades y las secreciones acuosas de los ojos y hocico de los perros infectados. El contacto con la orina y las heces fecales de los perros infectados puede resultar igualmente en infección. Un perro sano puede infectarse sin entrar en contacto con un animal infectado.

Los criaderos y los corrales para perros, al igual que cualquier otra área usada por perros infectados pueden albergar el virus del moquillo canino. El virus puede ser transmitido por las corrientes de aire y objetos inanimados. A menos que se fuese a mantener al perro completamente aislado, es prácticamente imposible evitar que se exponga a la enfermedad. Prácticamente todo perro que alcance el año de edad ha estado ya en contacto con el virus.

El moquillo presenta muchos signos que no siempre son característicos. Es por esta razón que se puede demorar el tratamiento hasta el punto de no llegar a darse. Frecuentemente, la enfermedad produce algo así como un resfriado severo. La mayoría de los perros infectados tienen fiebre. Los animales expuestos a la enfermedad pueden contraer bronquitis, neumonía e inflamación del estomago y de los intestinos. Los primeros signos del moquillo que el dueño del perro puede detectar son: estrabismo, congestión y secreción de pus en los ojos. Son frecuentes también, una reducción en el peso, tos, vómitos, secreciones nasales y diarrea.

En los estados mas avanzados de la enfermedad, el virus ataca con frecuencia el sistema nervioso, provocando una parálisis parcial o completa, como también tic y convulsiones. Los perros que sufren la enfermedad se muestran generalmente apáticos y tienen muy mal apetito. Hay casos en que los síntomas pueden ser muy tenues y que no lleguen a detectarse, o puede que el perro tenga solamente una ligera fiebre durante un par de semanas.

Los problemas nerviosos pueden aparecer a veces semanas después que el animal se ha recuperado de los primeros síntomas de la infección. Hay ocasiones en que el virus causa rápido crecimiento de las células de queratina endurecidas en el cojinete plantar. El moquillo es tan común y sus signos son tan variados que cualquier perro joven que este enfermo deberá traerse a la veterinaria para un diagnostica definitivo.

Prevención y protección:

Los perros que sobreviven a una infección natural pueden desarrollar inmunidad para protegerse del moquillo durante el resto de su vida. Hay muchos perros - especialmente cachorros - que no sobreviven a una infección adquirida naturalmente. La protección más segura es la vacuna, pero desgraciadamente, los científicos no han inventado todavía una vacuna contra el moquillo que garantice la inmunidad del perro durante toda su vida con una sola serie de aplicaciones.

Los cachorros que nacen de hembras inmunes al moquillo adquieren cierto grado de protección natural por un tiempo. Si la madre amamanta a los cachorros, los mismos obtienen una inmunidad adicional gracias a las sustancias en el calostro, o primera leche. El grado de protección que un cachorro recibe, varia en proporción a la cantidad de anticuerpos que la madre tenga, pero nunca será completamente suficiente. Esta inmunidad pasiva transmitida por la madre disminuye con gran rapidez a las dos semanas de nacido.

Obesidad Canina

La obesidad es la enfermedad nutricional más común en los perros, gatos y la especie humana en sociedades prósperas como la nuestra.

Actualmente se sabe que el 25% de las personas y entre el 24 y un 44% de los perros son obesos.

Un animal es considerado obeso cuando su peso corporal sobrepasa en un 15% su peso óptimo.

Casi la cuarta parte de los perros visitados en las clínicas veterinarias están por encima de su peso ideal y solo un 12% por debajo del mismo. La incidencia en la presentación de obesidad en perros se incrementa con la edad.

Un animal de avanzada edad tiene unas necesidades calóricas un 20% menores que un animal joven y activo.

La obesidad en perros es más común hembras que en machos y mucho más común en animales castrados que en aquellos enteros, sin depender en este caso del sexo.

Es un hecho comprobado que la presentación de obesidad en perros cuyos dueños son obesos es mayor, al igual que hay más perros en los hogares de gente mayor con respecto a la presentación de dicha alteración en casas con dueños jóvenes o de mediana edad. Quizás esta última consideración sea debida al menor ejercicio que la gente mayor puede, normalmente, realizar junto con una ingesta de alimento igual o mayor que tomaba el animal cuando era más joven y realizaba mayor ejercicio diario.

 


Diagnóstico de la obesidad:

El diagnóstico de la obesidad es obvio y fácil. Aún con ello, una vez que se ha diagnosticado la anomalía, debe realizarse un exhaustivo examen físico del animal para determinar la presencia o ausencia de edema o ascitis, las cuales pueden ser confundidas con obesidad.

Hay una serie de afecciones o enfermedades las cuales llevan asociadas obesidad: hiperadrenocorticismo (Síndrome de Cushing), hipotiroidismo, insuficiencia cardíaca congestiva, diabetes mellitas.

Por supuesto que antes de hablar de unas u otras alteraciones deberán llevarse a cabo pruebas diagnósticas que nos descarten o confirmen tales enfermedades.

El grado de obesidad puede ser determinado con bastante exactitud comparando el peso actual con el que tenía el animal a una edad rondando aproximadamente el año de edad. También puede sospecharse de un sobrepeso u obesidad fijándonos en abultamientos bilaterales en ciertas áreas corporales tales como los espacios intercostales, a ambos lados de la base de la cola y alrededor de las caderas.

Efectos nocivos de la obesidad:

Normalmente la respuesta general así como la actividad física del perro obeso están francamente reducidas. También se ven reducidas las expectativas de vida en el animal obeso. Las alteraciones circulatorias, en la locomoción, en la piel, en el sistema reproductor, así como las neoplasias se ven aumentadas entre un 40 y un 70% en animales obesos frente a los animales con peso óptimo.

Alteraciones articulares y locomotrices:

Más del 24% de los perros obesos padecen serios problemas de locomoción. Las causas principales son las artritis, hernias discales y roturas de ligamentos cruzados de la rodilla causadas por llevar demasiado.

Cuanto más se desvía el peso del animal de su peso óptimo, mayor es la presencia de alteraciones locomotrices.

Dificultades respiratorias:

Sobrevienen sobretodo cuando se les exige ejercicio. Estos problemas son causados por un incremento de la demanda de oxígeno necesario para abastecer el incremento de la masa corporal, en general, y contra la pared la pared toráxico en particular, lo cual incrementa el esfuerzo al respirar, reduce la eficacia respiratoria pudiendo, todo ello, desembocar en una menor ventilación alveolar lo que conllevará a una disnea (mal respiración) y fatiga.

Enfermedad cardíaca congestiva:

La hipertensión que la obesidad conlleva y el mayor trabajo cardíaco para llevar la sangre a una mayor cantidad de tejidos presentes en el obeso, junto con la infiltración grasa cardíaca hacen que su función se vea seriamente comprometida.

Asimismo la presentación de problemas circulatorios en perros obesos es del doble en relación a perros con su peso ideal. También se dan problemas de cardiomegalia (incremento del tamaño cardíaco), congestión circulatoria, edema y ascitis.

Todos estos problemas, así como muchos otros que se dan en perros obesos, tienen solución, sencillamente perdiendo peso. No obstante, todas las alteraciones cardíacas deben ser vigiladas de cerca debido a la peligrosidad de su presencia para la vida animal.

La importancia que debería tener, ya no sólo el tratamiento, sino la prevención de la obesidad debería tenerse mucho más en cuenta de lo que se tiene. Son demasiado los casos de obesidad que se dan en nuestras clínicas veterinarias y muchos más los problemas que podrían evitarse, simplemente, con llevar una dieta equilibrada y proporcionada, eso es, cada animal debe comer la cantidad necesaria según su peso y nivel de actividad.

Nunca debe dejársele la comida ad limitum, eso es, el perro no debe tener la comida siempre a su disposición. Debe tener un horario de comidas a seguir y sobretodo no darle de comer al perro nada más de lo que corresponde. Una dieta equilibrada no debe ser suplementada por nada.

Sarna

La sarna es más que una simple picazón , en términos médicos corresponde a la infestación parasitaria de la piel por un ácaro . El ácaro que produce la sarna es microscópico por lo que apenas puede ser visto a simple vista, es un bicho de ocho patas (pariente de los arácnidos ), éste parásito es conocido desde la época de los judíos en Egipto, cuando fue enviado como una de las diez plagas que atormentaron a los egipcios , contribuyendo a que al faraón no le quedara más remedio que sellar sus visas de salida. En la mayoría de los tipos de sarna el síntoma principal son lesiones en la piel con intensa picazón.

Clasificación:

Existen varios tipos de acaro produciendo cada uno de ellos una sarna diferente:


1.-Sarna sarcóptica:

Es causada por el sarcoptes scabiei, es específica de los perros aunque, eventualmente, puede afectar al gato y al hombre. En perros, las hembras de los ácaros producen en la piel túneles para poner sus huevos, estos túneles, además del depósito de materia fecal, son los que causan el intenso prurito (picazón) que caracteriza a esta enfermedad.
La piel se encuentra inflamada con caída del pelo y favorece la aparición de infecciones secundarias que se expresan con costras, pus y escamas.
El tratamiento dependerá del tipo de la infección y del animal afectado, son de utilidad el uso de ivermectinas inyectables u orales (nunca en Collie!!!), se realiza también mediante baños con acaricidas líquidos (ej. Amitraz), para poner en contacto al párasito con la sustancia activa del producto, se deben realizar baños semanales durante, por lo menos, un mes y es muy importante la desinfección de los alojamientos de los animales, con piretroides y carbamatos, que poseen un efecto residual mayor.

El parásito humano Sarcoptes scabiei o ácaro ha infectado a los seres humanos desde hace por lo menos 2.500 años. Los dermatólogos estiman que cada año ocurren más de 300 millones de casos de sarna a nivel mundial. Esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, indiferente de cuál sea su raza, edad o higiene personal. Pero hay buenas noticias!!!!!!! al disponerse de métodos perfeccionados de detección y tratamiento, la sarna Sarcóptica (la roja) no causa más que un problema temporal tanto para los humanos como para nuestras queridas mascotas.


2.-Sarna demodéctica:

Esta enfermedad es producida por un parásito externo llamado demodex canis que, afecta las capas profundas de la piel (dermis), en la cual se aloja y se alimenta, es un huésped normal de la piel de los perros pero no siempre se manifiesta, la aparición de esta patología es frecuente en cachorros de hasta un año, pero puede aparecer también en perros adultos y la manifestación generalmente está asociada a un descenso de la inmunidad del animal, como por ejemplo: parásitos internos (lombrices), padecimiento de alguna enfermedad infecciosa, desnutrición, estrés, etc.

No es contagiosa para el ser humano como otros tipos de sarna, pero es muy rebelde y si no se la detecta enseguida y logra extenderse a todo el cuerpo, la cura es difícil y puede correr riesgo la vida del animal, porque en algunos casos la extensión de las lesiones en la piel son de tal magnitud que llegan a un grado irreversible y resistente a todo tipo de tratamiento, quedando en algunos casos la vía de la eutanasia para aliviar el padecimiento del paciente (en muy pocos casos!!!!).Por esto último, nunca hay que interrumpir el tratamiento que dura de 20 a 30 días, con topicaciones locales de un antisárnico específico para este tipo de sarna y aplicaciones semanales de una inyección o por vía oral de un medicamento que elimina al ácaro por vía sanguínea teniendo resultados alentadores las más de las veces, siempre y cuando el tratamiento no se interrumpa y se realicen los controles de rutina de la evolución de la enfermedad, porque si han mejorado las lesiones no quiere decir que el animal esté curado.

Para disminuir el riesgo de que el perro contraiga esta enfermedad, hay que tratar de desparasitar y vacunar cuando corresponda y evitarle situaciones de stress ya que esa medida elevará las defensas del animal, disminuyendo el riesgo de aparición de esta enfermedad.



3.-Sarna Otica:

Perros y gatos pueden sufrir infestación por los ácaros auriculares (Otodectes cynotes).

Estos parásitos causan irritación grave del conducto auditivo, donde se acumulan residuos de escamas, costras y cerumen. Con frecuencia aparece infección secundaria bacteriana junto a la infestación del ácaro.
El tratamiento deberá ser siempre dirigido por el Médico Veterinario, para que sea eficaz el fármaco que se introduzca en el oído debe entrar en contacto con los ácaros. Por eso, primero hay que hacer una limpieza completa y delicada del canal auditivo con soluciones antisépticas, por el cuidado de la maniobra y para evitar daños mayores en el oído se ecomienda que lo realice un profesional.


Diagnóstico:

Para su diagnóstico el veterinario puede recurrir solamente a un examen visual o utilizar una prueba indolora que implica aplicar una gota de aceite sobre la lesión sospechosa. Luego se raspa el sitio con un bisturí y se transfiere la muestra de la piel (biopsia de la piel) al portaobjetos de vidrio de un microscopio para su análisis. Si se encuentran ácaros de sarna o sus huevos, entonces el diagnóstico es definitivo.


Consejos útiles:

* Se recomienda que el tratamiento sea efectuado y recomendado por un profesional Veterinario.

* Se recomienda el tratamiento preventivo de todos lo caninos que conviven con un infectado, para prevenir la reinfección.

* La ropa, mantas y cucha del perro y/o gato enfermo deberán lavarse con agua y jabón o detergente y luego rociar con amitraz (consultar con el veterinario).

* Para evitar la infección secundaria de la piel, será preferible utilizar jabones antisépticos o shampoo medicado como por ejemplo, aquellos formulados a base de Cloruro de Benzalconio.

* Caso que ocurra infección cutánea, su veterinario o podrá prescribir antibióticos por vía oral o tópica.

* No use esteroides y tampoco cremas que no le hayan recetado.

* No repita el tratamiento más de las veces que le indiquen ni utiliza las preparaciones a mayor concentración (los productos mal utilizados pueden producir toxicidad).

Prostata

DETECCIÓN DE LA AFECCIÓN DE LA PRÓSTATA.

La próstata es la única glándula sexual accesoria en los perros machos.
Se concentra en la parte posterior de la vejiga rodeando la uretra (conducto por el cual la orina abandona la vejiga).
Produce un líquido que es volcado hacia dicho conducto para ser eliminado hacia el exterior cuya función es transportar los espermatozoides durante la eyaculación.

Esta glándula requiere la presencia de hormonas masculinas para crecer y mantener su tamaño.

La enfermedad más frecuente de la próstata en los perros se llama hiperplasia prostática benigna. Es en realidad una modificación que sufre la glándula por su envejecimiento, dando como resultado su aumento de tamaño con la edad.

Se presenta por lo tanto en perros no castrados (ya que como dijimos, su crecimiento depende de la presencia de hormonas masculinas) y de mediana edad o viejos.
Los perros afectados están de buen ánimo y sin síntomas de enfermedad, pero pueden presentar dificultades para defecar y también para orinar. Puede verse también en estos animales goteo de orina o de sangre independientemente al acto de orinar. El goteo de sangre suele estar asociado a la erección.

La complicación más frecuente de esta patología es la infección de la glándula lo que ya compromete el estado general del animal.
También pueden afectar a la próstata: quistes, abscesos o tumores. La detección precoz de todas estas patologías puede ser posible realizando un examen rectal anual a todo macho maduro y el diagnóstico más preciso se hace por medio de una ecografía abdominal.

El tratamiento de la hiperplasia más efectivo es la castración. Pasados 7 a 14 días de realizada ésta, la próstata reduce en un 70 % su tamaño lo que da alivio notorio a los síntomas. Suele pasar que los dueños no aceptan la castración de su mascota como solución y esto precipita al uso empírico de antibióticos y antiflamatorios, que dan una mejoría temporaria pero no solucionan el problema.

Artritis

La artritis en caninos es tan común como en humanos. El tipo de artritis asociada con los perros se conoce como osteoartritis, la cual es causada por la degradación del cartílago entre las articulaciones.

El cartílago es lo que hace que los huesos en una articulación no se friccionen. A medida que el cartílago se desgasta, disminuye la función de la articulación, lo que causa dolor y rigidez.

Al principio la artritis canina es sólo incómoda, pero en casos severos puede causar dolor extremo, ya que los huesos friccionan directamente uno contra otro.

Podemos estar atentos a varios signos, tales como usar más una extremidad que la otra, problemas al sentarse o al incorporarse, falta de ganas de correr o saltar, y letargia. No existe aún una cura para la artritis canina, pero sí hay, sin ambargo, varios tratamientos efectivos.

El factor más importante es el disminuir la incomodidad asociada con la artritis que el perro siente, de forma que pueda tener una mejor calidad de vida. También será necesario que movilice las articulaciones, para evitar que la artritis se vuelva severa.

Si alguna vez notaste alguno de estos síntomas en tu perro, haz una cita con el veterinario, así podrás conocer acerca de la mejor manera de tratar a tu perro, y si de hecho tiene artritis canina o no.

Con un tratamiento apropiado podrás ayudar a que tu perro pueda tener una mejor calidad de vida; esto es lo que tanto tú como tu perro desean.

 

 

Síntomas clínicos:

Los síntomas habituales de la artritis son: cojera persistente, rigidez al despertarse, dificultad para levantarse y dolor crónico. La cojera, debido a la combinación del dolor articular y la reducción de la amplitud de movimiento, puede desarrollarse gradualmente o aparecer repentinamente a continuación de un traumatismo menor o de un ejercicio excesivo.

Pueden también surgir una pérdida de apetito y cambios en la conducta como, por ejemplo, que el perro deje de ladrar. El dueño rara vez interpreta estos síntomas como signos de dolor.

 

Factores de riesgo en la artritis:

- Edad
Más de la mitad de los casos de artritis se dan en perros de entre 8 y 13 años de edad.

- Tamaño
El 45% de los perros que padecen artritis o son de razas grandes más de la mitad pertenecen a razas gigantes.
El 28% son perros de tamaño medio.
El 27% son perros pequeños.

- Obesidad
Causa sobrecarga en las articulaciones.

- Traumatismo osteoarticular
La cirugía articular (la ligamentoplastia de la rodilla, por ejemplo) estimula la aparición de la artritis.
Actividad intensa
En especial durante el crecimiento.

- Predisposición genética
Labrador retriever, pastor alemán, etc.

Sacos Anales

Las glándulas anales o sacos anales son dos estructuras situadas a ambos lados del ano, debajo de la cola y son muy superficiales justo debajo de la piel en los perros y gatos.

También se encuentran presentes en otros mamíferos como el zorrino y el hurón dándoles su característico olor desagradable para los humanos.
Su misión es formar un líquido aceitoso, espeso y oscuro, de olor muy fuerte y característico.

Normalmente, estas glándulas se vacían al defecar y su contenido parece contribuir al marcaje del territorio de los carnívoros.
Perros y gatos pueden vivir sin inconvenientes si se eliminan estas glándulas.

En algunas ocasiones no se vacían normalmente y su contenido se hace más denso y oscuro dificultando aún más su vaciado posterior a partir de entonces.

Esta situación es la llamada IMPACTACIÓN y el perro suele adoptar unas posturas muy típicas arrastrando el ano por los pisos y alfombras, para evitar la picazón y el dolor que aparecen en la zona.

Además, la base de la cola y la zona perineal pueden estar manchados de este líquido y tener un aspecto aceitoso y muchos perros y gatos se lamen constantemente la zona, demostrando un importante dolor cuando se intentan explorar.

Los perros afectados suelen tener un olor característico.
La impactación puede complicarse con una infección de las glándulas que producen un dolor muy importante.

Además de fiebre y decaimiento general, puede aparecer también alguna hemorragia y hay una clara tendencia al estreñimiento.
Si la infección no se corrige rápidamente, podemos encontrar un absceso, lo que ya supone una complicación mayor y que suele requerir una pequeña intervención quirúrgica para su solución.

En algunos casos avanzados y los escasos pacientes en los que se desarrolla un TUMOR BENIGNO, NO UN TUMOR MALIGNO (cáncer) de estas estructuras, requieren una intervención quirúrgica para extirpar los sacos anales.

Para evitar el problema debemos eliminar completamente los alimentos que produzcan estreñimiento, retirar de la dieta todo tipo de huesos ya sean enteros o triturados, mantener una higiene cuidadosa lavando a menudo la zona afectada y acudiendo a su veterinario rápidamente cuando detectemos anomalías en el aspecto externo o un olor desagradable, dolor al defecar o las posturas típicas que adoptan los perros enfermos de las glándulas anales.

Cataratas

Las cataratas son la causa principal de pérdida de visión en nuestras mascotas

El término “cataratas” hace referencia a una opacidad completa o parcial de una parte del ojo que se denomina cristalino, para mayor entendimiento, el ojo recibe los estímulos de la luz en primer lugar (desde el exterior al interior) contra la córnea, que es la superficie transparente del ojo.

A continuación pasa a través de una lente (también transparente), que es lo que denominamos cristalino y que coincide con lo que vulgarmente denominamos pupila. Una vez que la luz atraviesa el cristalino, ésta llega al final del ojo, donde existen unas células que forman lo que denominamos retina y que es una capa que por unos sistemas complejos lleva la información por el nervio óptico para que dicha información se ordene o codifique en la zona del cerebro donde se realiza esta operación.

La mayoría de las cataratas son hereditarias y se producen con mayor frecuencia en nuestras mascotas caninas que felinas. Cuando se produce la catarata por muchos motivos, como pueden ser genéticos, deficiencias nutricionales, radiación, elevación de la glucosa en sangre, disminución del calcio en la sangre, ingestión de toxinas, etc., se crea una opacidad (zonas blanquecinas) en parte del cristalino que se denominan cataratas inmaduras, o en todo el cristalino, que se denominan cataratas maduras.

Las cataratas son la causa fundamental de pérdida de la visión en nuestras mascotas. Existen animales de compañía que se afectan por cataratas de tipo hereditario, lo que va progresando a ceguera total a lo largo de su vida, como es el caso del caniche miniatura. Otras razas tienen predisposición, como pueden ser Goleen Retriever, Boston Terrier, Husky Siberiano… En cuanto a los felinos, se dan de tipo hereditario e n los gatos Persas, Birmanos e Himalayos.

La edad promedio de las cataratas varía según la causa de estas, pero si son congénitas o adquiridas (por otra causa), pueden aparecer desde los pocos meses a una edad más avanzada.
A veces la catarata afecta a un solo ojo, o están en los dos con cierto grado de afección y al propietario puede pasarle inadvertido. A veces la catarata va unida a un proceso que se denomina degeneración retiniana, que conlleva a una pérdida de visión total, ya que nuestra mascota no ve y puede darse golpes contra los objetos de casa, cosa que nunca había sucedido.

Las causas que producen las cataratas son muy variadas, desde altos niveles de glucosa, congénitas, dietas basadas en sustitutos lácteos, radiaciones, cghoques eléctricos, etc.
Como la gran mayoría de las cataratas son hereditarias, cuando se realiza un exámen de sangre no se observa ningún tipo de variaciones, salvo cuando las cataratas se producen por niveles altos en la sangre de glucosa o bajos niveles de calcio.

Cirugia:

La cirugía se puede realizar normalmente en cualquier tipo de catarata hereditaria que este produciendo una pérdida de la visión o anticiparse antes de que ésta aparezca, por lo que se debe conocer que cuanto antes se realice la intervención el pronóstico es mucho mejor.

Evolución:

Las cataratas evolucionan según el tipo de raza y el tipo de catarata; así puede existir que un Cocker con una catarata diminuta puede agrandarse, causando ceguera en unos pocos meses, y al revés, un Caniche de diez años puede requerir años para producir la misma secuela que el caso anterior. Sin embargo, las cataratas que se producen como consecuencia de la diabetes mellitus pueden evolucionar con mucha rapidez.
Por ello se recomienda que nuestras mascotas visiten al Médico veterinario en forma periódica par realizar un diagnóstico oportuno de cualquier patología que este pudiera cursar.